Estrenada en 1970, Hatchet for the Honeymoon es, injustamente, una de las películas menos conocidas de Bava. Curiosamente, a pesar de ser una película de dominio público,sólo tiene una edición en Blu Ray, y difícil de conseguir en Chile, por lo que sólo se puede disfrutar en calidad de sopaipilla.

¿Y la historia?

En la película Stephen Forsyth interpreta a John Herrington, un joven rico y cool (que posee una casa de moda especializada en vestidos de novia). Pero John pero que tiene dos secretos profundos. No estamos spoileando, así que todo bien. El primero de estos secretos es que es impotente, un hecho que ha llevado a la destrucción de su matrimonio con su esposa Mildred (Laura Betti). El segundo es que es un asesino que se pasa de listo con jovencitas vestidas de novia.

Eventualmente, John matará a su esposa (bueno, esto es necesario para entender cosas posteriores… disculpen) y conocerá a una joven que se llama Helen Wood (Dagmar Lassander), una mujer de la que se enamora profundamente. A pesar de sus mejores esfuerzos, sin embargo, no puede sacarse de encima sus profundos sentimientos por matar.

Bava tiene un don para reflejar la oscuridad del mundo de la moda, como lo demostró previamente en Blood and Black Lace. Pero lo que destaca mucho más aquí es el uso de maniquíes. Varias veces a lo largo de la película se muestra un montón de maniquíes vistiendo vestidos de novia. Los resultados son bastante espeluznantes, ya que hay algo sobre la quietud de los maniquíes, mezclado con sus cualidades humanas y el simbolismo que lleva una boda, y con los asesinatos que están ocurriendo, que ayudan a crear una imagen muy llamativa, memorable y aterradora .

El estilo

Curiosamente, es una cinta bastante hitchcockiana. Psicosis y Sospecha son las películas que Bava está dibujando desde aquí, y hace que estos elementos funcionen muy bien dentro del contexto de esta película. Así, hace un trabajo fantástico de la construcción del suspenso, con poquísimos recursos. Otro toque altamente importante de Hitchcock es cómo la película se aventura en un humor macabro. Bava destaca ahí, demostrando que la sutileza es clave. Hay humor en esta película, pero es el tipo de humor que la mitad de la gente va a encontrar divertido, mientras que la otra mitad ni se dará cuenta.

Visualmente, Bava hace un buen trabajo al mover su cámara dando a la película una sensación muy fluida, que sugiere una pérdida de cordura. La mente de John está constantemente en movimiento, moviéndose de la realidad frente a él a las partes más profundas y oscuras de su mente que él quisiera olvidar.

Hablando de temas psicológicos, es interesante cómo la película maneja la culpa de John, al no poder ver a su esposa muerta, que puede ser vista por todos los demás. La idea contraria ha sido referida en muchas obras literarias para simbolizar la culpa. Al dar vuelta la fórmula, Bava es capaz de atacar el tema de la culpa, pero también introduce elementos más sobrenaturales de una manera muy inteligente. Mientras tanto, no desvía la real atención de la película: un John mentalmente cada vez más deteriorado.

En resumen

Sin embargo, Hatchet for the Honeymoon no es una graaaan película. Es una buena película, pero varios defectos le impiden alcanzar la grandeza. Para empezar, la interpretación general es plana. Pero seguramente el ripio mayor es la motivación de John, que ya hemos visto en, nombrándola de nuevo, Psicosis (spoiler no necesario).

En todo caso, en la suma, Hatchet for the Honeymoon es una película espeluznante y de suspenso que rinde tributo al género, pero principalmente al tipo de personaje atribulado. Es totalmente recomendable, y ayuda a entender los códigos de un personaje así una cinta anterior como Ensayo de un Crimen (Luis Buñuel, 1955).