George A. Romero, considerado uno de los mayores exponentes del cine de terror zombie, murió este domingo 16 de julio a los 77 años.

Night of the Living Dead

Romero comenzó su carrera a finales de los años 60. Su legado estará siempre asociado a Night of the Living Dead. La cinta, de 1968, revolucionará el cine de terror no sólo en su aspecto más sensible, sino que añadiendo una dimensión política, con un elenco multurracial, reflejando el tema de los derechos civiles en EEUU. Por ejemplo, se atreve con Duane Jones, un actor negro, para el papel del héroe de la peli.

Una década después, Romero volvería a enfocar su crítica a la sociedad hacia el desbordante consumismo, de la mano de Dawn of the Dead (1978). La secuela de Night… adquirió un aspecto más cómico y consciente de sí mismo, con zombis vagando por un centro comercial asediado como consumidores sin sentido.

Fuera del mundo zombie, decidirá cuestionar la política de guerra sobre Vietman con The Crazies de 1973, sobre un virus que causa una locura tan grande que lleva al ejército estadounidenses a actuar dentro de su propio país.

Su legado

Como sea, la influencia de George A. Romero en la reestructuración del arquetipo del zombie en el cine es innegable. Antes de sus películas, los zombies eran más bien fruto del vudú (Como I Walked with a Zombie, de Jacques Tourneur). Romero los reconfiguró como producto de los excesos de la ciencia.

Romero luchó por definirse fuera del género que creó. Pero la asociación con los zombis siempre estuvo, y hacia el final de su carrera, la abrazó con más cariño, añadiendo más cintas como Day of the Dead (1985), Land ofthe Dead (2005),  Diary of the Dead (2008) y Survival of the Dead (2010).

En un mundo tan superpoblado de producciones de zombies (unas mejores que otras), es necesario destacar la deuda que estas obras tienen con el trabajo de Romero, y cómo este hombre contribuyó al séptimo arte. Lo echaremos mucho de menos.

Afortunadamente (y gracias a un error de Romero, al no poner un aviso de Copyright en la cinta), Dawn of the Dead es de dominio público, por lo que puedes verla acá.