Una de las cosas negativas que tuvo Pulp Fiction es la camada de película que trataron de imitar su espíritu de film noir. Entre ellas destaca (no necesariamente por lo bueno) Nick of Time. Nick of Time es una cinta que pasó por mil rotativas durante I-Sat a comienzos de los años 2000, y que, nunca tomándola desde el principio, nos dejaba anclados a un thriller con Johnny Depp y Christopher Walken. Obviamente los elementos prometen.

Un hombre común

Nick of Time se trata de un Empleado Man llamado Gene Watson, protagonizado por Depp con el estereotipo del que tiene mala suerte en todo. Un pobre diablo. Así, al llegar con su hija a la estación de trenes de Los Ángeles (igual que en Falling Down, con un aspecto de calor pegoteado), lo toman unos policías corruptos (Christopher Walken y Roma Maffia) quienes los meten a una furgoneta, secuestran a su hija y prometen liberarla si asesina a la Gobernadora de California Eleanor Grant, quien estará en un mitín político en un hotel cercano. Ah, y el tiempo de resolución de este evento será el tiempo relativamente idéntico de la cinta.

Una vez inmersos en la historia descubriremos por qué quieren matar a la Gobernadora, y quiénes están detrás de esto. Además, Watson buscará ayuda en casi todo el mundo, dándose cuenta de la peor manera que casi todo el mundo está coludido para que el asesinato se lleve a cabo. Obvio, necesitaban a un perdedor como Watson a quien culpar de jalar el gatillo.

Christopher Walken v/s Johnny Depp

Walken siempre sobresale como villano. Pero acá se lleva todo el crédito. Es que ni aún con toda su fuerza, la historia pasa por momentos de inverosimilitud notables. Depp cambia de personalidad de manera zigzagueante, siendo de repente un tipo muerto de miedo con su hija secuestrada, y en otros momentos, un tipo audaz a quien no le importa nada. Esa normalidad discreta no parece tal. Esto no es progresivo, sino ambivalente, lo que destapa los ripios del guión.

Christopher Walken, nuevamente, salva escenas. Especialmente un monólogo donde explica a Watson la vez en que mató a un amigo. “Ese era alguien que amaba -yo lo amaba-, pero lo puse como a un animal enfermo”. Ese es el Walken que hemos visto en muchas otras películas, y cuyo papel compramos. Pero por ejemplo, dentro de las incredulidades de Nick of Time hay una caída al vacío de Watson con un doble de cuerpo cuya diferencia ya es evidente en un televisor estándar. Ni quiero imaginarlo en HD.

¿Es muy pretencioso tener estos guiños al cine de suspenso de Hitchcock? Porque la caída anterior tiene mucho de North by Northwestern, especialmente con algunos trucos de cámara. Creo que la hiper-estilización trata de abarcar mucho, y esto se nota. Especialmente en el camino a la resolución del conflicto.

Es verdad. Su director John Badham pudo haber trabajado más el dinamismo de la película, y la multidimensionalidad de sus personajes. Digamos que si estás en un bus interprovincial por las próximas 6 horas, y una de las películas que ponen es Nick of Time, cumple. Pero no más allá.