Para quienes en algún momento han (hemos) intentado tomar una cámara, hacer un corto y luchar contra una montaña cuesta arriba, es imperativo ver American Movie.

Este es un documental del año 2000 donde Mark Borchardt, un treintañero que tiene DEMASIADAS ganas de hacer una película. Ha hecho cortos desde que era un niño en los 80, con sus amigos, y con un espíritu de guerrilla encomiable.

Claro, tomar la cámara no es tan fácil. Mark tiene una vida llena de problemas, deudas, tres hijos con Alyssa (quien sólo se ve de espaldas en una escena) y un trabajo como repartidor de diarios. Ha tenido todo en contra. Pero ahora, después de varios años, quiere terminar su película Northwestern.

Quienes han (hemos) trabajado en el loco mundo de las pelis caseras, saben muy bien lo que significa reunir gente, y que en último minuto algo pase y todo falle. Le pasará a Mark. Y en esa empresa es cuando decide optimizar recursos y filmar un corto.

Para esto, siempre contará con Mike, su amigo de la infancia (Una especie de Silent Bob), y con su madre. La relación con la madre es genuina y muy apoyadora, muy de madre, aunque ella misma al comienzo presenta dudas y escepticismo sobre los sueños de su hijo, pensando que no lo logrará. En cambio, su padre parece no aprobar en nada lo que Mike hace, siente que es una pérdida de tiempo. Muy común, en todo caso. Qué decir del hermano, quien en una parte de su testimonio dice que pensaba que Mark un día lo mataría.

American Movie es sobre el proceso de filmación de Coven, un corto de terror de media hora en blanco y negro. Veremos contratiempos incluso hasta el final. Actores aficionados creyendo en el proyecto de Mark. La productora asociada, con quien lleva una relación más allá de la amistad. Al tío Bill, a quien Mark recurre para que le preste plata de su jubilación y pueda seguir filmando. Todo muy divertido a veces, y muy triste a veces. Así como lo veremos feliz con sus amigos y su sueño, también lo veremos tratando de pagar su pensión alimenticia. No sólo eso, sino que tiene unos problemas de alcoholismo del demonio.

Hay una escena tremenda en que Mark necesita grabar el audio de su tío Bill, y después de más de 30 tomas, Mark le dice que lo diga como si lo creyera. “No lo creo”, dice el tío Bill. Él es el más franco sobre la idea de Mark, y quien se lo dice en su cara. La verdad es que desfilará una lista de personas, especialmente familia, que no cree en él. Pero también veremos a su novia, quien tiene una fe ciega en que Mark lo logrará.

En todo, es increíble cómo Mark logra empujar todo, y la fuerza que saca para hacer realidad su sueño. Él ve películas de Hollywood y dice ¿Por qué yo no? No le importa estar en una ciudad pequeñísima en un fly-over-state. Cuando ya nadie queda para apoyarlo, sólo tiene a su amigo Mike y su mamá, que termina siendo su camarógrafa. Hace sus tomas con una rudimentariedad propia de cortos caseros, por lo que quienes hayan pasado por esto se sentirán muy identificados.

American Movie no sólo es sobre la filmación de Coven, sino sobre las relaciones personales y alcanzar los sueños. Es sobre la amistad verdadera desde la infancia y sobre una madre que ama a su hijo. Y no menos importante, sobre la vida gringa en un pueblo perdido en el mapa, el EEUU pobre, con gente viviendo en trailer parks, donde Hollywood es tan lejano como para nosotros en el sur del mundo.

¿Habrá terminado de filmar Northwestern? No hace falta indagar tanto para saber si Mark logró su sueño. Basta consultar en IMDB.com.